Dispositivo de IPN-UNAM para analizar flujo sanguíneo

0
69


Arturo Sánchez Jiménez

 

Periódico La Jornada
Miércoles 23 de agosto de 2017, p. 35

Académicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), del Instituto Politécnico Nacional, desarrollaron un dispositivo para analizar el comportamiento de fluidos, como la sangre, con el que se podría determinar si es posible alterar su flujo en pacientes con problemas circulatorios

El aparato puede ofrecer grandes beneficios a la población, ya que las enfermedades cardiovasculares representan la primera causa de muerte a escala mundial.

Una de las técnicas más innovadoras para el estudio de los fluidos corporales es la microfluídica, en la que se trabaja en el Cinvestav.

El artefacto desarrollado en colaboración con científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) permite experimentar con materiales de consistencia similar a la sangre, con el propósito de determinar qué factores coinciden para que su trayectoria por el sistema circulatorio sea adecuado.

Se trata de un pequeño objeto de acrílico que se ensambla a un microscopio invertido, que cuenta con una cámara de video capaz de capturar el comportamiento del líquido, con la intención de que se pueda verificar el trazo que sigue y la reacción que tiene cuando se aplican ciertas pulsaciones.

De acuerdo con Gabriel Caballero Robledo, líder del proyecto en el Cinvestav, unidad Monterrey, los fluidos biológicos tienen la característica de ser viscoelásticos, es decir, que además de ser viscosos, cuando se aplica una fuerza oscilatoria puede cambiar su flujo. Esa particularidad da a la sangre, por ejemplo, la posibilidad de viajar por las venas y arterias con cierta resistencia (por lo viscoso), pero también a reaccionar de forma elástica en su interacción con los conductos.

Si bien hasta ahora los investigadores del Cinvestav y la UNAM sólo han trabajado con líquidos con características similares a la sangre, una vez que tengan mayor certeza de cómo se comportan los viscoelásticos, el siguiente paso es emplear los biológicos reales, a fin de que más adelante se puedan sentar las bases para realizar técnicas de modificación del flujo de la sangre, por ejemplo.



Autor original:

Fuente original: