La Jornada: Ruta Sonora

0
114


E

l festival NRMAL se ha ido consolidando, a lo largo de ocho ediciones (de 2010 a 2013 en Monterrey; en 2014 tanto allá como en CDMX; sólo aquí desde 2015), como el trabajo independiente de mayor calidad en cuanto a selección musical, y el más amigable en cuanto a disposición de escenarios y espacio, buen sonido, así como en actitud fresca y desenfadada. Siguiendo la ola contemporánea de festivales, NRMAL apuesta más por ofrecer un concepto claro de vanguardia y una experiencia feliz que por colocar artistas de renombre comercial, pues su público sabe que aunque no conozca del todo a quien integre el cartel, hay garantía de que será de calidad. Como es ya también usual, la gente va sobre todo a conocer propuestas interesantes. Otros puntos a destacar es que aunque trae músicos de 10 países distintos, coloca a los artistas nacionales al mismo nivel, además de ser el festival que más artistas mujeres incluye en México (casi la mitad del elenco).

Así, en 2017 (11 y 12 de marzo) la tendencia sonora caminará por terrenos más experimentales que antes, más suaves, estableciendo que fiesta no sólo es sinónimo de estridencia, sino también de contemplación. Siempre con uno que otro personaje de culto como cabecillas de cartel, el abanico musical irá esta vez de la sicodelia flotadita a la electrónica espacial, el trap, el R&B y el baile de bajo impacto. Acá, las recomendaciones de este espacio para su mejor disfrute.

Viernes 10

Como acción previa, el paralelo Foro Mutante cierra con la conferencia del mítico inglés trans Genesis P-Orridge, rebelde e icónico artista anti-establishment (ex Trobbing Gristle); Centro Cultural España (Guatemala 18, Centro); 18 horas, $200. Después, él mismo seleccionará la música en Pasagüero (Motolinia 33); 23 horas, $200.

Sábado 11

Lo Imperdible. De Estados Unidos: la sicodelia-garage-folk-electrónica de The Brian Jonestone Massacre; el indie-funk lisérgico de Al Lover; el ambient-folk íntimo de Circuit des Yeux (Haley Fhor, productora y tremenda cantante); la sicodelia punk-pop de Moon Duo. Austria: el art-pop de Dorit Chrysler, cantante etérea y maestra del theremin. Inglaterra: el dubstep-darkwave de Ikonika. Chile: Trementina y su fusión dream-pop con shoegaze; el productor Tomás Urquieta y su grime texturoso y bailador. Guatemala: el R&B de Jesse Baez, de gran voz y letras ingeniosas, sobre un trap agraciado. México: Oly, productora que arma un buen dancehall + bass fantasmal.

No tan mal. De Estados Unidos: Porches (Aaron Maine) y su indie-rock electro-bailable de canto nostálgico; Holy Wave y su indie-pop suavecito; el punk-noise sicótico de Running. Alemania: el pop color pastel de Fenster. Canadá: el trap cortante de la rapera Tasha the Amazon. Chile: el post-rock de ecos instrumentales de Aye Aye (Carlos Reinoso). México: el electro-pop amigable de Clubz; el folk-pop aletargado de Pirámides; el rock atmosférico y delicado de Sutra; el R&B-pop de Girl Ultra; el trap lento de fraseo apurado de FNTXY & Yoga Fire.

Domingo 12

Lo imperdible. De Inglaterra: Psychic TV, legendario combo de kraut y rock setentero lleno de sintes análogos, encabezado por el arriba citado Genesis P-Orridge. Francia: Black Devil Disco Club, alias del experimentalista Bernard Fevre, otra leyenda de fines de los años 70 que de forma inédita hizo un electro-disco bailable y tribal con sintetizadores, cercano a lo primero de Giorgio Moroder. Estados Unidos: el post-rock soñador de Tortoise. Alemania: el folk experimental, orgánico/electrónico, de Guido Möbius. Suecia: la electrónica dura, industrial, intrincada, de la productora Kablam. Canadá: el psych-funk-progre de I.D.A.L.G. Brasil: el indie-pop-jazz con toques de tropicalia, de la cantante Ava Rocha; el post rock paisajista de Rakta. Chile: el pop fino, electro-vaporoso, de la cantautora Camila Moreno. De Colombia: los sampleos sobre sintes que se derriten, de Las Hermanas. De México: el magnífico pych-shoegaze etéreo de los tapatíos de Lorelle meets the obsolete; la fusión electro-disco con shoegaze de Black Forest (Gustavo Hernández Ketchup, ex Quiero Club).

No tan mal. De Argentina: el electro-rock-noise tenebroso de Mueran Humanos. Suecia: el avant-garde electro-mínimo de la productora Sissel Wincent. Australia: el electro-dancehall fresón de Oscar Key-Sung. Perú: el noise-punk instrumental de Liquidarlo Celuloide. México: el dark-pop ruidoso de Oceanss.

Deportivo Lomas Altas (Constituyentes 851). Sábado de 12 horas a 2 de la mañana; domingo de 12 a 23 horas. Boleto un día: $699; abono dos días: $999. Boletos para NRMAL y Mutante en: www.boletia.com. Detalles, horarios, cartel total: www.nrmal.net (más conciertos: www.patipenaloza.blogspot.com).

Twitter: patipenaloza



Autor original: Patricia Peñaloza

Fuente original: