Movilidad a prueba de sacudidas

0
34


Un par de horas antes de finalizar el Foro de Sustentabilidad, Movilidad Urbana y Eléctrica, organizado por BMW y Siemens,  con el apoyo de la Embajada de Alemania en México, se suscitó  un sismo de 7.1 grados en la escala Richter, que hasta el momento ha cobrado la vida de más de 320 personas en diferentes estados de la República (en la CDMX, Guerrero, Chiapas y Estado de México).

La ciudad entró en un caos que provocó embotellamientos, largas filas para poder cruzar un punto, entorpeciendo el paso a elementos capacitados, así como ambulancias y militares, que son cruciales para salvar vidas. 

Esto dejó muy en claro la necesidad de tener una ciudad conectada, de implementar proyectos de movilidad urbana que eviten congestionamientos en las principales vías de acceso, así como controlar, priorizar y avisar de los principales sectores afectados.

La movilidad urbana podría ayudar a tener un mejor control de los principales hospitales operantes, así como los centros de acopio y sus principales necesidades.

En el marco de este Foro,  la armadora alemana planteó la necesidad de implementar proyectos que engloban educación, infraestructura y nuevos servicios para el uso de autos eléctricos que ayudarán al medio ambiente.

En alianza con Siemens, buscan impulsar la agenda de movilidad con nuevas tecnologías para crear ciudades mejor conectadas y optimizar los servicios de emergencia, por ejemplo.
“El desarrollo e incorporación de nuevas soluciones en  movilidad ya comenzó, pero  su consolidación va a requerir un tiempo mediano e incluso largo, pero es algo necesario para cualquier país en todo el mundo”, dice Julio Serrano, CFO de Siemens México y Centroamérica. Cuando se habla de movilidad urbana, no se trata únicamente de autos, motos y bicicletas. Más bien, es un concepto que implica un cambio drástico para toda una sociedad: todos los sectores deben trabajar en conjunto. Y eso es lo que se buscó promover a lo largo del Foro de Sustentabilidad, Movilidad Urbana y Eléctrica, mismo que fue interrumpido por el sismo de 7.1 grados en escala de Richter que azotó a nuestro país. Ahí, se dijo que, para el desarrollo eficiente de esta movilidad, se debe establecer una sinergia entre el transporte público y privado, así como la accesibilidad, movilidad y gestión urbana de una ciudad. También se requiere el intercambio de la información precisa para discernir los hechos. Y, por último, implica la existencia de una red de cooperación regional, que conecte profesionales, autoridades, asociaciones y usuarios. Por un lado, esta integración debe generar una ciudad muy eficiente, en donde se optimice el uso de cualquier transporte. Para ello, se consideran los sistemas “intermodales”. Su objetivo es mover grandes volúmenes de mercancías a lo largo de enormes distancias.  Es una articulación entre diferentes modos de transporte (principalmente usado para mover mercancías en contenedores) con la finalidad de crear un sistema optimizado que pueda reducir costos y tiempos de traslado. Esto implica sistemas a través de los cuales se pueden mover mercancías a lo largo de enormes distancias arriba de trenes o barcos sin que éstas se bajen del camión que las transporta.

Con tecnología creada por Siemens, se planea crear la suficiente infraestructura ferroviaria, trenes, autobuses, servicios, así como instalaciones inteligentes que tengan un control de los mismos, se implementará en los próximos años en diferentes países europeos e incluso en Latinoamérica.

 Y, por otro lado, la integración de todos los elementos que forman parte de la Movilidad Urbana también generarán comunidades enteramente conectadas, donde se tomen en cuenta los reportes de incidentes en tiempo real para mejorar la respuesta de autoridades y particulares ante todo tipo de eventualidades. Desde semáforos conectados hasta flotillas de ambulancias con sensores y cámaras pueden ser vitales para reaccionar rápidamente ante cualquier situación. (La necesidad de resolver esto último quedó especialmente patente con el caos vial que sucedió al sismo y que dificultó el arribo de ayuda durante los siguientes días.)

Nuevos vehículos Vs. Cambio climático. Durante el Foro, acontecimiento organizado por BMW, Siemens y la embajada de Alemania en nuestro país, la armadora habló sobre los vehículos eléctricos, los cuales ayudan  a reducir las emisiones de CO2 y, al mismo tiempo, disminuyen gastos en verificaciones o tenencia. “Promover la sustentabilidad es de suma importancia, es un gran reto a la salud y economía. El objetivo de BMW es formar parte del proceso; es por eso que buscamos soluciones de movilidad inteligente” dijo, en el marco del Foro, Alexander Wehr, CEO BMW para México, Latinoamérica y el Caribe.

En México solo el 8% de los automóviles son eléctricos (dentro de la cifra también se incluyen los transportes híbridos que usan electricidad y gasolina) y se espera que para el 2020 la cifra se duplique o, en su mejor caso, se triplique, lo que llevará a un impacto directo en el medio ambiente. El plan de esta armadora es introducir un vehículo eléctrico al año, y seguir educando a las personas para que conozcan los problemas del cambio climático y vean la importancia de usar un auto eléctrico.

Siemens por su parte, cuenta con diferentes portafolios que engloban movilidad y transportes amigables con el medio ambiente, como es el caso del eBus, impulsado por motores híbridos o eléctricos, y que miden ocho, 12 o hasta 18 metros articulados y que pueden usarse en vías públicas y viajar hasta 120 kilómetros sin recargar energía. También están sus eBRT, autobuses más pequeños (de ocho a 12 metros) que cuentan con guiado óptico para reconocer una trayectoria definida con líneas paralelas intermitentes de pintura en el asfalto. Todo es controlado electrónicamente, lo cual puede optimizar el traslado de mercancía y de pasajeros.

La ventaja principal de este transportes es el ahorro de energía ya que, al ser eléctricos, pueden tener estaciones solares. También tienen emisión “cero” de CO2 y no generan ruido. El mantenimiento es de bajo costo, además de poderse adecuar a las necesidades del cliente. Hay transporte colectivo en México que funciona con energía eléctrica y gas natural comprimido. Con esto se reduce el impacto ambiental que miles de automóviles generan, provocando una reducción de hasta un 25% en el nivel de emisiones contaminantes. Pero no basta: aun así se producen importantes cantidades de contaminantes al día en la CDMX. Es por eso que, según directivos de Siemens y BMW, se invertirán 50 millones de pesos para instalar cerca de 100 “electrolineras” (o estaciones de carga para autos eléctricos) en Monterrey, Guadalajara y la CDMX.

Costo Vs. Beneficio. Además de todos los beneficios para el medio ambiente, los vehículos elécticos ahorran cantidades considerables de dinero pero, durante el Foro, uno de los problemas que manifestaron los directivos de empresas ensambladoras de automóviles del país es el precio que tiene cada dispositivo: pueden llegar a superar el millón y medio de pesos, dejando en claro el nicho de clientes que pueden adquirir uno.

Ante esta problemática Dirk Arnold, director de Global Connected eMobility de Siemens, dijo que las baterías son uno de los factores que influyen en los precios, aunque destacó que las nuevas generaciones de baterías podrían ayudar a bajar el costo.

“Con la quinta y sexta generación de baterías se busca disminuir el precio de estos autos. Aún así, hay que valorar sus beneficios; por ejemplo, la ausencia de tenencia o verificaciones…”, dice.
 
Más (y mejores) estaciones de carga. La tecnología de los autos eléctricos no es nueva, pero se seguía experimentando con ella hasta llegar a lo que conocemos hoy. Aunque hace falta investigar más. Por ejemplo, antes, las baterías eran grandes y pesaban hasta 600 kilos. Hoy almacenan más energía y son menos pesadas” dice Arnold.

Para poder parar la producción de co2, se deben implementar proyectos sociales y tecnológicos, generar la infraestructura necesaria y poder emplear otro tipo de energías para mover transporte público y privado. Esto debe ser tema a considerar para el gobierno y las empresas productoras, ya que estas pueden determinar el costo y cuántas podrán ser instaladas en toda una ciudad. Una de esta soluciones podría ser el uso de páneles solares o sistemas eólicos, para que la energía producida provenga de este medio.

Sea lo que sea, por el momento, faltan estaciones para recargar. Por ejemplo, apenas existen cerca de 70 mil puntos de carga de BMW en todo el mundo. Por ello, actualmente trabajan con Audi, Ford y otras empresas del ramo para construir más estaciones de carga y ayudar a los gobiernos a hacer lo propio, además proveer las herramientas para volverse un factor decisivo en la mente de los compradores. 

Conectividad: el requisito básico para la movilidad urbana del futuro

Para poder concretar el sueño de la nueva movilidad y de los autos autónomos, se debe generar infraestructura con una mayor velocidad de red. “La red 5G provocará una mejor unión entre los automóviles sustentables con una conexión segura y efectiva”, dijo Carlos Slim Domit, quien también participó en el Foro del pasado martes. La combinación de diferentes tipos de transporte optimizará todo el sistema que se tiene para el mismo cometido; con ayuda de la tecnología se buscará optimizar cada servicio brindado por los gobiernos.
Por otro lado, la empresa alemana Siemens también ofrece opciones para conectar a una ciudad. Por ejemplo, propone un servicio de taxis semi autónomos que empleen su tecnología para conectarse y así brindar un servicio seguro y confiable, puesto que será monitoreado en todo momento. Además, estas tecnologías también ayudarían a optimizar la movilidad en el país, principalmente en casos de emergencias, al crear  nuevas rutas (y administrar el flujo de autos)

““Los autos eléctricos son costosos; con la quinta y sexta generación de baterías se busca disminuir los precios. Aún así, hay que valorar sus beneficios; por ejemplo, la ausencia de tenencia o verificaciones…” DIRK ARNOLD Director de Global Connected eMobility de Siemens



Autor original: Jesús Pallares / Clínica de Periodismo

Fuente original: