Murió Carlos Miloc, el hombre que hizo celebrar a la UANL

0
96


Se recuerda la bronca en la que participó Miloc dirigiendo al América frente al Olimpia de Paraguay, en la que ingresó al campo y quedó derribado en el centro de la riña. En la imagen, en diciembre de 2015Foto Jam Media

Agencias

 

Periódico La Jornada
Domingo 26 de febrero de 2017, p. a13

Los Tigres y el futbol mexicano entraron en luto por el fallecimiento de Carlos Miloc, uruguayo que llegó a México como jugador en 1956 y desarrolló casi toda su carrera de entrenador de varios equipos, el más agradecido es el club felino, que consiguió sus primeros títulos para la afición de la Universidad Autónoma de Nuevo Léon (UANL) en los campeonatos 1977-78 y 1981-82.

El Tanque se caracterizó por su crítica mordaz. Siempre irreverente, pregonó que Jorge Vergara, dueño de Chivas, no sabe un carajo de futbol. En su momento llamó a Carlos Reinoso rata de dos patas y farsante por el mal paso que llevaban las Águilas; en cambio, cuando Miloc fue su técnico el equipo de Coapa jugaba por nota y se atrevió a decir que el América se puede dirigir por teléfono.

Pocos se salvaron de su habilidad para crear polémica, lo mismo criticó a Miguel Piojo Herrera que al Turco Antonio Mohamed, a quien llamó cretino y payaso llorón, culpó a José Luis Sánchez Solá y al Piojo por el descenso que sufrió Tecos. Los futbolistas no fueron la excepción, los reprobó por usar aretitos y tachones color rosita o amarillo, situaciones poco viriles, consideraba.

Pero no sólo creó controversia, también acuñó frases lúcidas, como la de el gol es el táctico del futbol, pues puede cambiar el esquema de los equipos.

El deceso de Miloc, a los 85 años de edad en Monterrey, fue difundido en primera instancia por Decio de María, presidente de la Federación Mexicana de Futbol, mediante un mensaje en Twitter: Mi más sentido pésame a la familia de don Carlos Miloc, un gran hombre del futbol, que en paz descanse.

La hija del ex entrenador, Sayonara, dio a conocer que su padre falleció a las 15 horas a causa de una falla respiratoria, en el hospital donde había sido ingresado hace unos días, y que de acuerdo con la voluntad de Miloc, su velación será en privado y después se ofrecerá una misa

Miloc, quien fuera apodado El Tanque por su gran corpulencia, nació el 9 de febrero de 1932 en Montevideo. Inició su carrera como integrante de la selección juvenil uruguaya y debutó profesionalmente en 1950 en el Nacional de Montevideo, de donde emigró en 1954 a Colombia para jugar dos años antes de mudarse a México, contratado por el Morelia, equipo al que dijo adiós para jugar con el Irapuato.

Irapuato, su sinodal

En el cuadro fresero fue subcampeón en 1957-58 y nombrado Jugador más Caballeroso por el Colegio de Arbitros de México, antes de despedirse de las canchas en la temporada 1968-69, para emprender su trayectoria en la dirección técnica.

Fue justo el Irapuato su sinodal de entrenador, en la temporada 1969-70.

En 1977 fue contratado por los Tigres de la UANL, al que le dio por primera vez en su historia un título después de vencer 3-1 a Pumas en la final. El siguiente año 1978-79 permaneció en el equipo y logró llevarlos hasta la semifinal.

Entre otros equipos también dirigió a Chivas y San Luis.

Tras un breve paso por Tecos, regresó a Monterrey para la campaña 1981-82, en la que coronó a Tigres por segunda ocasión al vencer al Atlante en penales.

El Tanque continuó con su carrera de estratega en el Tampico Madero, Correcaminos de la UAT, Cobras de Ciudad Juárez y en 1991 llevó al América al título de la Copa de Campeones de la Concacaf (aunque solamente dirigió el duelo de vuelta) y la Copa Interamericana. Justo esa final en el estadio Azteca es uno de los episodios que más se recuerdan en la carrera de Miloc. Los jugadores americanistas protagonizaron una batalla campal con sus rivales del Olimpia de Paraguay, y Miloc, que ingresó al campo, quedó derribado en el centro de la riña, lo que derivó en su despido.

Miloc, quien se desempeñaba de asesor de Tigres, aunque cada vez con menos actividad, enfrentó problemas de salud los recientes cinco años.

Se fue un enamorado del futbol, quien siempre confesó: Soy hincha de Tigres y de Morelia porque es el equipo que me trajo a México y porque ahí (en la capital michoacana) nacieron mis hijos.



Autor original:

Fuente original: