Rezago de 35 años en equipo para gas natural

0
122


[email protected]

Aunque el Gobierno de la Ciudad de México ha realizado gestiones para impulsar el gas natural, faltan garantías para fomentar el uso de este combustible, que es más amigable con el medio ambiente y menos peligroso que la gasolina, dijo el director de la empresa Gazel, Luis Felipe Echavarría Escobar.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el encargado de la compañía dedicada al gas natural afirmó que aún quedan cabos sueltos, como el señalamiento de los predios donde se ubicarán las estaciones de gas, los respectivos usos de suelo, la duración de los permisos de operación y la construcción de más espacios de servicio.

¿Cómo ve el desarrollo del gas natural en México y, sobre todo, en la capital, que está tratado de tener más estaciones de este tipo de combustible?

El gas natural ha tenido un camino bastante difícil en México, para que te des una idea, hay un rezago de 35 años en la infraestructura de gas. Aunque la CDMX parece la pionera en el tema, no ha impulsado su desarrollo.

¿En qué porcentaje de penetración se encuentra el gas natural en la CDMX?

La penetración del gas natural en el país es del 7%, mientras que la de la leña es del 15%, o sea, estamos por debajo de la quema de leña, que genera deforestación, contaminación y riesgo de incendios.

En la Ciudad de México está baja la penetración de distribuidores de gas natural, alrededor de 10%; es muy bajo en comparación con Monterrey, que está en 78%.

¿Cuántas estaciones tiene Gazel?

Nosotros tenemos tres estaciones de servicio en la Ciudad de México y tenemos dos en el Edomex.

¿Cuánto cuesta instalar una estación de gas?

Las inversiones para una estación fija, pegada al ducto, está en alrededor de 40 millones de pesos, sin contar el lote. Un buen lote de 2 mil 600 a 2 mil 800 metros cuadrados, dependiendo la zona, te puede estar costado 20 millones de pesos. Es decir, las inversiones para una estación de servicio son alrededor de 60 millones de pesos.

¿A cuántos usuarios dan servicio sus estaciones?

Estamos atendiendo más o menos unos 850 clientes por estación de servicio, que van casi diario a visitarnos; esos equivalen alrededor de 850 mil litros mensuales que ya están consumiendo y que, hoy, les generan ahorros genuinos para su bolsillo y para su calidad de vida.

En una zona como esta, ¿qué significan 850 mil usuarios?, ¿es poco, nada o suficiente?

No sólo para Gazel, sino para todo el mercado en general, es una participación muy baja. Hoy, la participación del gas natural vehicular es del 0.001%, cuando en países como Argentina hay un 20% con penetración de vehículos con gas natural; Colombia, 10%, Brasil, 10%. Todo está por hacerse, pero necesitamos generar e identificar los espacios donde realmente se pueden hacer. En Colombia hay estaciones de servicio bajo puentes, que es romper un paradigma muy fuerte y entender que la tecnología es tan segura y que el producto es tan seguro que sí se puede hacer.

¿Cuál es el miedo al gas natural?

El miedo es generalizado por las historias pasadas, o sea, los accidentes que se han presentado han generado temores en la sociedad, por ejemplo, los hechos en San Juanico, lo que pasó en el hospital Cuajimalpa.

Sí se presentan accidentes, pero cuando miras los accidentes o incidentes con gas natural, son realmente fugas controladas que no generan impacto ni daño a la integridad física de las personas, eso hay que trabajar fuerte y dar comunicación a
las autoridades.

¿Es suficiente el impulso que le da el Gobierno de la Ciudad de México al gas natural?

Estamos en un momento de quiebre importante, porque hoy estamos en la agenda pública del Jefe de Gobierno, del Oficial Mayor, del titular de la Comisión Ambiental de la Megalópolis; la Semarnat tiene claras las bondades del gas natural. Y la cantidad de paradigmas que se tienen que romper alrededor. Por ejemplo, las contingencias ambientales lo que nos están diciendo es que tenemos que voltear a ver combustibles alternativos, energías menos contaminantes, para algún día llegar a energías limpias; el gas natural es un combustible de transición para llegar a esas energías limpias.



Autor original: Sandra Hernández

Fuente original: